Consejos para recordar un nombre fácilmente

¿Quién no se metería en una situación en la que un nombre escuchado volara en un oído e inmediatamente volara en el otro sin dejar siquiera un rastro en su memoria? Recordar los nombres es un elemento importante en la comunicación con la gente. Este artículo proporciona consejos útiles para ayudarte a recordar fácilmente los nombres de las personas que te rodean.

Debe recordar que su propio nombre es la palabra más importante para una persona, está estrechamente relacionado con la personalidad de esa persona. La forma en que trabajas con los nombres de las personas puede tener un profundo efecto en la impresión que tienen de ti: piensa en esos momentos en que tu nombre fue dicho con respeto y te hizo sentir bien, o viceversa, cuando tu nombre fue llamado con descuido o con un error e inmediatamente comenzaste a sentirte negativo por esta persona.

Recuerda el nombre tan pronto como lo escuches

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros olvidamos completamente el nombre de la otra persona tan pronto como lo escuchan. Para que le sea más fácil recordar el nombre de la nueva persona, intente repetirlo varias veces en su mente tan pronto como lo escuche. Además, imagínate diciendo el nombre de la persona con la que estás hablando en voz alta: “¡Encantado de conocerte, Damián! Soy Dimitri.”

Haz un esfuerzo extra para estudiar los nombres extranjeros o no tradicionales

La mayoría de las personas que conoces tienen nombres estándar a los que estás acostumbrado hace mucho tiempo. Pero hay momentos en la vida en los que te encuentras o simplemente escuchas un nombre poco convencional. Estas personas están acostumbradas a olvidar sus nombres, así que les causará una buena impresión si puede recordar sus nombres con exactitud.

Para que le sea más fácil recordar un nombre que es nuevo para usted, debe pedirle que lo repita y que le explique exactamente cómo se pronuncia su nombre, por ejemplo, diciéndolo: “Desafortunadamente, no escuché muy bien su nombre, ¿podría repetirlo?” Estas personas están acostumbradas a repetir o aclarar su nombre, por lo que probablemente no les importe, especialmente cuando se encuentran por primera vez. Concéntrate en dividir tu nombre en partes que sean más fáciles de recordar.

También puedes usar asociaciones cuando recuerdes nombres pesados. Si el nombre que escuchas puede asociarse con un objeto o acción (si tiene la misma pronunciación), te será más fácil recordarlo. Cuando se utilizan asociaciones, es necesario presentarlas de la manera más clara y vívida posible (la persona y el objeto/actividad que se asemeja al nombre de esa persona).

No olvides que a la gente no le gusta que sus nombres sean llamados de forma distorsionada (a menos que alguien cercano a ellos lo haga). Así que si no estás seguro de que el nombre suene bien, es mejor no decirlo en voz alta, sino pedir que se repita.

Usa los nombres de las personas de vez en cuando en tu conversación, sobre todo al decir hola y adiós.

Una vez que se hayan conocido y presentado, deben utilizar el nombre de la persona con la que están hablando, lo que no sólo les ayudará a recordar el nombre de la persona, sino que también mejorará su relación, porque a todos les encanta oír su nombre.

Es una buena idea saber los nombres de la persona con la que estás hablando

Puedes causar una buena impresión a la persona con la que hablas recordando no sólo su nombre, sino también los nombres de sus amigos y parientes cercanos. Así que, en lugar de decir “¿Cómo está tu esposa?”, preguntarás “¿Cómo está Elena?”, lo cual será mucho mejor.

Prepárate para conocerte

A menudo, antes de conocer a una nueva persona, tienes algo de tiempo libre. Intenta relajarte antes de conocerlo y fíjate que debes recordar el nombre que estás a punto de pronunciar. Y en ningún caso no te sintonices con el hecho de que puedes volver a olvidar el nombre cuando salgas con alguien.

Sea observadora

Cada persona tiene características y hábitos especiales. Intenta vincular el nombre de una persona con algunos datos externos que la distinguen de otras.

Al desarrollar la observación, darás un gran paso para mejorar tu memoria. La gente no recuerda la aparición de nuevos conocidos, principalmente porque sólo miran la cara del interlocutor, mientras que es necesario considerarlo y estudiarlo cuidadosamente.

Es mejor practicar la observación en la calle o en lugares públicos. Cada vez, déjese concentrar en una cosa, por ejemplo, un día sólo mira la nariz, otro día sólo mira las cejas, el tercer día mira las orejas, luego la forma general de los rostros de los transeúntes, etc. Para su sorpresa, descubrirá que los rostros de diferentes personas no son los mismos. Al aprender a notar estas diferencias, desarrollará su memoria y le será más fácil recordar los nombres.

Intercambiarán tarjetas de visita

Incluso si olvidas el nombre de un nuevo conocido, puedes recordarlo fácilmente con sólo mirar la tarjeta de visita que tomaste cuando lo conociste. Así que si puedes, intenta intercambiar tarjetas de visita.

Tengan una pequeña charla

Cuando conoces a gente nueva, puedes sentirte incómodo y querer terminar el proceso lo antes posible. Pero no deberías hacer esto si quieres memorizar el nombre de la persona con la que te vas a reunir. Intente extender un poco el proceso, durante el cual podrá conocer mejor a la persona y repetir su nombre en voz alta.

Una vez que practiques, verás que es más fácil recordar el nombre de la persona cuando la conozcas. Típicamente, cuando practicas estos consejos, se convierten en hábitos útiles y comienzan automáticamente. Así que trata de practicar estos consejos todos los días con los nombres de las personas que conozcas durante el día, ¡y pronto estarás celoso de sus nombres!